lunes, 11 de octubre de 2010

Herradero de Hembras

                                                                Trigueros 6 septiembre 2010




Es una suerte el poder ser testigo directo de un herradero “a la antigua”y nuestro amigo y miembro de la peña "KELO"allí estubo (camiseta Roja de la peña). Una jornada campera, alegre y festiva pero muy laboriosa. Alegre porque para el ganadero significa la continuidad de su ganadería, con el inicio de un nuevo ciclo, y laboriosa porque un herradero exige gran experiencia, conocimiento de lo que se lleva entre manos, mucho oficio de todos los hombres que lo llevan a cabo y sobre todo un ritmo perfecto.



En líneas generales el herradero se hace con el ganado bravo igual que con el manso; solo que en el primer caso, se debe tener cuidado para que el becerro no aprenda nada, Por eso se arrastra y se sujeta para no dejarlo embestir y que vaya virgen en este aspecto a las plazas de toros.



Una vez separadas las vacas de sus hijos, los becerros se trasladan a un pequeño corral a través de una manga, donde un hombre debe enlazar al becerro, mediante un lazo, por una pata. Para ello se utiliza un palo, (caña de enlazar) a cuyo extremo se suelta la cuerda con el lazo conveniente para poder coger la pata del becerro.








   Una vez está enlazado, un hombre tira del extremo de la cuerda hacia la puerta de salida del corral, entonces hacen su aparición: Juan Esteban, amigo del ganadero, de fuerte constitución, que amarra fuertemente las patas a la becerra, tirando hacia fuera y sacanadola del corral donde es recogida por varios hombres. Arrastrado así al becerro, se le puede coger la cabeza y tilarlo al suelo, otro señor, que le sujeta las manos y otro que le agarra el rabo, Jou, el mayoral, con una navaja (que afila cada vez que va a utilizar), para hacerle la señal en la oreja. Inma, la veterinaria, con ojos indagadores, bloc y bolígrafo en mano tomando notas y más notas y comprobando el color del pelo, pues a veces los becerros nacen con un color y cuando tienen seis o siete meses, pueden cambiarlo.

Fuente Informacion: www.celestinocuadri.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario